LA CONQUISTA

Este viaje inicia en casa, en Valledupar, Colombia,

muchos años atrás.

Cuando apenas hablaba, pero tarareaba las

canciones de mi pueblo.

Cuando apenas caminaba, pero rebotaba lado a lado mis caderas a ritmo pilonero. A una calle engalanada por trinitarias y a los paseos donde los cañaguates amarillos guiaban el camino. Al cálido consuelo de mi abuela y las sombras del mimbre de su mecedora desgastada. Al sonido de los palos de mango bailando con la brisa y las campanas del cholao’ a pleno sol de medio día. A las siestas con mamá y de su mano a las clases de ballet. A un lienzo y a un pincel. A una infancia a pie descalzo y a esas flores que sabían a miel.

COMPRA ONLINE SEGURA

  • Instagram Ette de Oro

©2019 por Ette de Oro. Powered by Marca CERO